El Wall Street Journal oficializa los Chemtrails

Publicado: 17 julio 2009 en chemtrails, manipulacion, medios, nwo
En la enloquecida carrera por lograr el objetivo de dominacion global la elite ha ido oficilizando todas sus armas y destapando todas sus cacerolas a la opinion publica, Hollywood nos presento a los Illuminati y la masoneria, los propios presidentes nos presentaron el Nuevo Orden Mundial y su Nueva Moneda sin contar que las tecnicas de control, supresión de la informacion transversal y manipulacion de medios son explicitas.
Tomando la posta que dejo el gobierno Aleman en 2006 cuando publicamente informo que aviones militares estaban rociando los cielos (http://www.youtube.com/watch?v=rXqunUH9sqc), el Wall Street Journal nos trae esta joyita. Muchas gracias Camino a 1984!
Es hora de Enfriar el Planeta

Suprimiendo los gases invernadero ya no es suficiente para pelear contra el recalentamiento global, dice Jamais Cascio. Argumenta que también debemos hacer algo más directo y arriesgado.

Por Jamais Cascio

Si vamos a evitar un desastre climático, tenemos que comenzar con algo más directo. Tendremos que pensar en enfriar el planeta.

El concepto se denomina geoingenierizando, y pocos años atrás fue tomado como una idea loca, descalificándose a través de intensos debates en los pasillos del poder. Muchos de nosotros que hemos estado observando el tema hemos sido desde escépticos a propulsores.

Qué es lo que ha cambiado? Bastante simple, ya que los efectos del recalentamiento global se han empeorado, los hacedores políticos, fallaron en encontrar la solución. Como resultado, si queremos evitar una catástrofe climática sin precedentes, no tenemos otra elección que reducir el impacto del calentamiento global, enfocándonos en los factores que lo están produciendo en primer lugar. Es así, mientras continuamos trabajando agresivamente para reducir la cantidad de carbón liberado dentro de la atmósfera, también necesitamos considerar el bajar la temperatura de la Tierra misma.

Para ser claro, el geoingenierizar no resolverá el calentamiento global. No está tecnológicamente fijado. Será enormemente riesgoso y casi seguro conllevará a consecuencias problemáticas no vistas antes. Y sin duda alguna, el desarrollo de esta geoingenierización conducirá a una tensión internacional. ¿Quién decide cuál sería la temperatura ideal? ¿Rusia? ¿India? ¿Estados Unidos? ¿Quién culparía a quién si los esfuerzos de geoingeniería del país A producen un desastre en el país B?

También, seamos claros acerca de algo: Tendremos todavía que reducir las emisiones de carbón y hacerlo rápidamente. Todavía tendremos que eliminar el uso de fluidos de fósiles, y adoptar sustancialmente métodos de agricultura más sostenibles. Tendremos todavía que lidiar con los efectos en los ecosistemas dañados por la sobrecarga de carbón.

Pero lo que la geoingeniería puede hacer es disminuir el aumento de las temperaturas, retrasar catástrofes potenciales de puntos extremos -tales como el desastroso descongelamiento del Ártico- y darnos tiempo para producir cambios en nuestras economías y sociedades, necesarios para terminar con el desastre climático.

La geoingeniería, en otras palabras, está simplemente en un “estado de ejecución”. Tendremos todavía que trabajar por el perdón.


NADA NUEVO

El alterar la temperatura de la Tierra, por supuesto, es apenas algo nuevo. La civilización humana ha estado cambiando el medio ambiente por milenios, a menudo para nuestro detrimento. Represas, deforestación y urbanización pueden alterar los ciclos del agua y patrones de vientos, ocasionalmente disparando inundaciones o aún creando desiertos. A escala global, la actividad industrial de los pasados 150 años o más ha cambiado la atmósfera terrestre, amenazando elevar la temperatura mundial hasta niveles catastróficos, aún si fuésemos capaces de detener el carbón liberado en la atmósfera inmediatamente.

De lo que estamos hablando con la geoingenierización, sin embargo, es algo nuevo. Es una manipulación más deliberada del medio ambiente, más aún que un bio-producto de otras actividades. Y así como sabemos más de lo que sabíamos apenas unos años atrás acerca de cómo esto trabajaría, hay todavía una cantidad de cosas desconocidas.

La geoingeniería principalmente toma dos formas: manejo de la temperatura, lo que modera el calor mediante el bloqueo o la reflexión de una pequeña cantidad de luz solar golpeando la tierra; y el manejo del carbón, que gradualmente quita grandes cantidades de carbón de la atmósfera (como el opuesto a simplemente reducir la cantidad de carbón adicional que estamos liberando en la atmósfera). El manejo de la temperatura es lo más probable de hacer, ya que tiene la ventaja de dar resultados potencialmente rápidos, mientras que las técnicas del manejo del carbón -que tendrían un impacto global- podrían tomar décadas o centurias para mostrar los resultados.


BLOQUEO DEL SOL

Las propuestas para el manejo de la temperatura recaen en cuánta luz solar la Tierra refleja, más que absorberla (aumentando la reflectividad del planeta en un 2% podría contar los efectos de doblar las emisiones de CO2). Mientras una variedad de técnicas han sido sugeridas, algunas no pasan el test de aplausos, incluso debido al costo, consecuencias claras, o ambos.

Por ejemplo, una propuesta pondría miles de millas al cuadrado de hojas reflectivas en el desierto para reflejar la luz del sol, un interesante plan, hasta que uno se da cuenta que esto efectivamente destruiría el ecosistema del desierto.

Otra propuesta consiste en colocar miles de espejos en órbita, desde donde podrían bloquear algo de luz solar que llegue a la atmósfera. Pero un estudio del plan de espejos orbitando concluyó que para mantener la velocidad con el continuo calentamiento, necesitaríamos colocar una milla cuadrada de sombra solar dentro de órbita, por hora.

Dos proyectos sostienen lo más prometedor:

Inyectar toneladas de sulfatos -esencialmente partículas sólidas de dióxido de sulfuro- dentro de la estratosfera, y bombear agua de mar dentro de la atmósfera baja, para crear nubes. Un informe reciente en el Journal de Física Atmosférica y Discusiones Químicas, identificó a estos dos procedimientos como factibles en disminuir la temperatura global, y para llevarse a cabo en un tiempo venidero muy corto.

El plan de inyección de sulfato, el cual es el que más estudio recibió, está explícitamente modelado en los efectos de las erupciones volcánicas masivas, tales como Monte Pinatubo en Filipinas, que en los meses después de la erupción de 1991, las temperaturas globales disminuyeron en más de medio grado Celsius.

Para tener éxito en temperaturas globales, necesitaríamos una carga entre dos y diez millones de toneladas de dióxido de sulfuro (el que se combina con el oxígeno para formar partículas de sulfato) dentro de la capa baja de la estratosfera, o lo que es lo mismo 33.000 pies. Las partículas brillantes suspendidas en la atmósfera actúan como niebla, reflejando una cantidad insignificante de luz solar -aunque no suficiente para notarse en el nivel del suelo (excepto en alguna soberbia puesta de sol).

Mientras que esto parece una gran cantidad, varios estudios han demostrado que puede realizarse usando alguna combinación de globos de gran altitud, dispersándolas en aviones jets, y aún con algo más exótico como plataformas como los escudos de artillería.

Como con los sulfatos volcánicos, las partículas eventualmente podrían ciclar fuera de la atmósfera, por lo tanto tendremos que eliminar de dos a diez megatones de dióxido de sulfuro cada año.

La inyección de sulfato estratosférico apela a muchas proposiciones por unas pocas razones. No requiere una masiva tecnología para que se lleve a cabo exitosamente; discutible, podríamos comenzar haciéndolo este año si necesitáramos hacerlo. Es relativamente barato, probablemente costando nada más que unos pocos billones de dólares al año. Y porque la inyección de sulfatos estratosféricos emulan el efecto de las erupciones volcánicas, tenemos ya alguna idea de lo que se puede esperar con esto -para bien o para mal. Sabemos por ejemplo, que el efecto de enfriamiento podría comenzar dentro de semanas después del proceso de inyección.

También sabemos que los sulfatos estratosféricos dañarán la capa de ozono (como ocurrió después de Monte Pinatubo), resultando potencialmente en más cáncer de piel y daño a plantas y animales. En adición, la pobre luz solar reducirá la eficiencia de alguna clase de energía solar, y algunos estudios han sugerido que podría disrumpir los ciclos de lluvias lunares.


UNA MAYOR PROBABILIDAD DE NUBES

La otra propuesta de alto impacto, nubes brillantes, incrementa la cantidad de luz solar reflejada haciendo más nubes y engrosando las existentes. Una idea es la de usar barcos para tirar agua de mar a miles de pies en el aire, lo que formaría un aumento en la cubierta de nubes.

Ambas técnicas tienen ambas, ventajas y desventajas, comparadas con el método de inyección de sulfatos. Mandar agua de mar adentro del aire para sembrar formación de nubes tendría menos efectos secundarios en el medio ambiente que los sulfatos. Porque sería relativamente a poca altitud, no tendría el mismo efecto de supresión de luz solar que la inyección de sulfatos.

Pero aumentando la extensión y el grosor de la cubierta de nubes podría también tener al menos un efecto tan poderoso en los patrones de lluvia caída como la inyección de sulfatos, aumentando la caída de lluvia en algunos áreas o contribuyendo a caídas inesperadas en otras.

Finalmente, las tecnologías requeridas para nubes brillantes están todavía en experimentación, aunque las propuestas iniciales parecen ser mucho más benignas con el medio ambiente, que aquellas usadas para la inyección de sulfatos.

Ambas soluciones podrían presentar un problema aún más dramático si la geoingeniería se detuviera abruptamente. De acuerdo con algunos estudios, las temperaturas globales podrían ser espinosas una vez que los pasos de la geoingeniería cesasen, realmente excediendo por un corto tiempo el lugar donde deberían haber estado sin geoingeniería. Después de todo, el incremento de temperatura continuaría si nada se hubiera hecho para bajarlo. Como esto no significa que la geoingeniería se usará indefinidamente, también nos dice por qué debemos usarla acompañada de los recortes de emisiones de carbón.

También, ninguno haría nada para resolver otros problemas que aparecen por los excesivos niveles de dióxido de carbono, tales como los océanos tornándose más ácidos por la carga de carbón.


EL IMPACTO POLÍTICO

Toda clase de geoingeniería tendrá que enfrentar otros asuntos. Los más prominentes son los que a la política conciernen. Como la geoingeniería es global en sus efectos, ¿quién determina si se usa o no, que tecnologías usar, y cuáles serían las temperaturas fijadas? ¿Quién decide cuáles efectos secundarios inesperados son los suficientementes malos para suspender el proceso? Porque los costos y los maestría requeridos podrían ser bajos para un solo país. ¿Qué ocurre cuando una desesperada nación pobre atenta contra la geoingeniería, en contra de los deseos de otros estados? Y porque los beneficios y posibles daños de la geoingeniería serían distribuidos alrededor de todo el planeta. ¿No sería posible usar esta tecnología para estrategia o propósitos militares? Esta última puede sonar algo paranoica, pero está claro que cualquier tecnología, con el potencial para uso estratégico, estará al menos considerada así por algún actor internacional.

También hay más cuestionamientos mundiales de compromiso. Si, por ejemplo, Asia del Sur experimenta una inusual inundación durante la estación de los ciclones después de haber comenzado la geoingenierización ¿A quién se culpará? ¿Quién se enganchará un juicio? ¿Estarán todas las probabilidades de patrones climáticos adjudicados al esfuerzo de la geoingeniería? Si fuera así, ¿se tomaría en cuenta qué hubiera sucedido si la geoingeniería no hubiera actuado?


CONSIDERANDO LA ALTERNATIVA

Con todos estos problemas, ¿por qué me consideraría a mi mismo un defensor de la geoingeniería sin importar cuán mal dispuesto esté? Porque creo que la alternativa sería peor.

Las instituciones globales con las que tenemos que tratar con un problema como el del cambio climático parecen incapaces de sobrepasar los intereses regionales. Al mismo tiempo, los científicos climáticos están gritando más fuerte que nunca acerca de la velocidad e intensidad sobre los cambios en medioambiente provenientes del recalentamiento global.

Dentro de poco tiempo, aunque sepamos qué hacer para parar el recalentamiento global, se nos está terminando el tiempo para llevarlo a cabo y no se muestra interés en moverse más rápido. Por lo tanto, es aquí donde la geoingeniería entra: Nos da tiempo para actuar.

Eso, si se hace inteligentemente. Es imperativo incrementar los fondos para la investigación de geoingeniería, edificando la clase de modelos y simulaciones necesarias para permitirnos sacar los obstáculos que nos aproximan al peligro, consecuencias sorpresivas.

Afortunadamente, el desarrollo de la geoingeniería no necesita ser todo o nada. Aunque tendría el más grande efecto si fuera hecho globalmente, algunos modelos han demostrado que la intervención solo en la región polar hubiera sido suficiente para detener el más crítico evento puntual, incluyendo el colapso de la capa de hielo y la consecuente liberación de metano.

Solo la geoingenierización polar me pone en una posición de compromiso plausible. Se podría llevar a cabo si la situación se tornase más seria y se pudiera fácilmente cerrar con mínimos picos de temperatura si hubiera efectos secundarios inaceptables.

No podemos olvidar: Geoingeniería no es una solución para el recalentamiento global. Solamente mantendría bajas temperaturas temporalmente, haciendo nada acerca de las causas del cambio de clima, dejando solo a la acidificación de los océanos y otros síntomas de una sobredosis de carbón. No podemos dejarnos imbuir en la complacencia de nuestros negocios, porque simplemente estaríamos próximos a un desastre mucho mayor cruzando la vía.

Nuestro gol supremo debe ser el mantener la reducción y luego eliminación de las emisiones del efecto invernadero tan rápido como sea humanamente posible. Esto requerirá hechos voluntad política y coraje alrededor del mundo entero.

Lo que la geoingeniería nos ofrece es tiempo para que se lleve a cabo.

-El señor Cascio, establecido en el área de la bahía de San Francisco, es un futurista y Senior Fellow en el Instituto de Ética y Tecnologías Emergentes.

FUENTE

Anuncios
comentarios
  1. Webmaster dice:

    tengo fotos de nubes quimicas son igual los
    colores que la que muestran ustedes en la nota y tambien fotos de CHEM sobre mi ciudad si les interesan con gusto se las envio diganme la direccion y de inmediato lo hare chau buenos dias

  2. hordashispanicas dice:

    Buenisimo articulo desconocia la noticia de alemania,Lo schemtrals es otro ataque directo a los ciudadanos, sin informacion, todo totalmente ultra secreto, niegan las evidencias, se rien de nosotros hablando de condensascion de vapor, cuando todos hemos visto videos en los que se corta dicha condensacion como por arte de magia,

    y que hacen los medios??? se cayan, demostrando que n podemos confiar en ellos forman parte de la extrategia de manipulaicon illuiminati
    felicidades por el articulo hermanoRNWO

  3. Fleko dice:

    QUE HA PASADO CON TU BLOG, HORDAS???

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s